Salamba Sarvangasana y Halasana

SALAMBA SARVANGASANA

1

2

Sa significa “con” y lamba significa “soporte”

Sarva significa “todo” y anga “parte” (del cuerpo).

Esta asana tiene efectos benéficos para todo el cuerpo, de ahí su nombre.

Sarvangasana es una de las asanas que tiene más beneficios. Si sirsasana es el rey, sarvangasana es la reina de todas las asanas. Mientras sirsasana desarrolla las cualidades masculinas de la fuerza de voluntad, agudeza mental y claridad de pensamiento, Sarvangasana desarrolla las cualidades femeninas de la paciencia y la estabilidad emocional. Se la considera la madre de las asanas. Al igual que una madre se esfuerza durante toda su vida para procurar felicidad a sus hijos, la “madre de las asanas” se esfuerza por favorecer la paz y la salud del cuerpo. No es exagerado llamar a esta postura Trailokya Chintamani o joya excepcional de los tres mundos.

Sarvangasana, tal como su nombre indica, tiene efectos en todo el sistema. Debido a la posición invertida, la sangre venosa llega al corazón, para ser renovada, sin esfuerzo alguno gracias a la fuerza de la gravedad. La sangre oxigenada circula por la zona del pecho, alivia la falta de aliento, el asma, la bronquitis, los problemas en la garganta y las palpitaciones. Esta postura es ideal para la anemia y la baja vitalidad.

Gracias al cierre que se crea con la barbilla, las glándulas tiroides y paratiroides se irrigan abundantemente, con lo que mejora su eficacia, favoreciendo un buen equilibrio entre el cuerpo y el cerebro. Puesto que la cabeza permanece firme gracias a ese cierre de la barbilla, los nervios se relajan, se calma el cerebro y desaparecen los dolores de cabeza. Las enfermedades comunes como los resfriados y los problemas nasales desaparecen con la práctica de esta postura.

Sarvangasana es muy relajante para el sistema nervioso y, por consiguiente, está indicada para cuando se está tensa, preocupada, irritada, fatigada o cuando se padece insomnio o agotamiento nervioso.

Es excelente para la digestión y la eliminación, para liberar al cuerpo de toxinas y para curar el estreñimiento, las úlceras intestinales, la colitis y las hemorroides. Corrige los trastornos urinarios, el desplazamiento del útero y los trastornos menstruales. Proporciona paz, fuerza y vigor a la practicante y se recomienda como el mejor tratamiento de recuperación tras una larga enfermedad. Para evitar las enfermedades prolongadas  y mantener una buena salud, practique Sarvangasana.

Fuente: “Yoga para la mujer”, Geeta S. Iyengar

Sin embargo en salamba sarvangasana se debe tener mucho cuidado de no perjudicar o lesionar el cuello, en general se ejecuta sin ninguna altura para los hombros, cosa que es bastante exigente y puede lesionar las vértebras y músculos de la zona cervical. Esta postura trae muchos beneficios, pero es bastante riesgosa en la entrada, permanencia y salida, por lo cual en el sistema Iyengar, se utilizan mantas, rectángulos de foan o bolsters para dar altura a los hombros, esto con el fin de dar altura a los hombros respecto del suelo y  proteger la espina cervical. Procura nunca girar la cabeza en esta asana. (Nota de Felipe Chacón)

 3

Alamba significa apoyo, soporte, y sa, junto con, o acompañado de. Salamba significa por lo tanto, apoyado o sostenido. Sarvanga (sarva= todo, entero, completo; anga= miembro o cuerpo) significa el cuerpo entero, o todos los miembros. En esta postura el cuerpo entero se beneficia del ejercicio; de ahí su nombre.

Efectos:

Nunca se podría exagerar la importancia de sarvangasana. Se trata de una de las mayores bendiciones conferidas a la humanidad por nuestros antiguos sabios. Sarvangasana es la madre de las asanas. Como una madre se afana en la armonía y bienestar del organismo humano y constituye una panacea para la mayoría de las dolencias. Existen en el organismo diversos órganos endocrinos o glándulas de secreción interna que, bañadas en sangre, absorben de ésta los elementos nutritivos y segregan hormonas para el correcto funcionamiento de un cuerpo y un cerebro equilibrados y bien desarrollados. Si estas glándulas dejan de funcionar correctamente, no se producen las hormonas como es debido y el cuerpo empieza a deteriorarse.

Asombrosamente, muchas asanas tienen un efecto directo sobre las glándulas, y facilitan su correcto funcionamiento. Sarvangasana actúa sobre las glándulas tiroides y paratiroides, situadas en la región del cuello, ya que por la acción del firme bloqueo de la barbilla éstas ven aumentada la aportación de sangre. Por otra parte, dado que el cuerpo se haya en posición invertida, la sangre venosa fluye al corazón sin esfuerzo alguno por la fuerza de gravedad. Sangre sana circula por el cuello y el pecho. Como resultado de ello, las personas afectadas de ahogo, palpitaciones, asma, bronquitis y otras dolencias de garganta, encuentran alivio. Puesto que la cabeza permanece firme en esta posición invertida, y la afluencia de sangre a ella es regulada por el bloqueo firme de la barbilla, los nervios se calman y los dolores de cabeza – aún los crónicos – desaparecen. La práctica continuada de esta asana quita de raíz los resfriados y otros trastornos nasales.

Debido a su efecto calmante sobre los nervios, quienes padecen de hipertensión, irritación, poca serenidad, excitabilidad nerviosa e insomnio se alivian notablemente. El cambio de la gravedad del cuerpo afecta también a los órganos abdominales, haciendo que los intestinos se muevan libremente y desaparezca el estreñimiento; en consecuencia, el organismo se libera de las toxinas y uno se siente lleno de energía. Esta asana se recomienda para los casos de trastornos urinarios o desplazamientos uterinos, trastornos menstruales, hemorroides y hernia inguinal. Asimismo es de valiosa ayuda en el alivio de la epilepsia, disminución de la vitalidad y en la anemia. No es exageración el decir que si una persona practica regularmente Sarvangasana, se sentirá con nuevo vigor y fuerza, y estará alegre y confiada. Fluirá por su interior nueva vida, la paz reinará en su mente y sentirá la alegría de vivir. Tras una larga enfermedad, la práctica de esta asana un par de veces al día devuelve la vitalidad perdida.

Fuente: Luz Sobre el Yoga, B.K.S. Iyengar

 4

Aquí la posición que adoptan los órganos internos.

 

5

Fuente: Anatomía del Yoga , Leslie Kaminoff

HALASANA

6

Hala significa “arado”, a cuya forma se parece esta postura, de ahí su nombre.

Los efectos de Halasana son los mismos que los de Sarvangasana. Además, debido a la contracción, los órganos abdominales se rejuvenecen. La columna vertebral recibe un mayor aporte de sangre por su flexión hacia delante, y esto ayuda a aliviar los dolores de espalda. Por el entrelazado de los dedos y el estiramiento de palmas y dedos de las manos se curan los calambres de las manos. Las personas afectadas de rigidez de hombros y codos, lumbago y artritis de la espalda encuentran alivio en esta asana. El dolor intenso de estómago debido a flatulencia disminuye, y se siente inmediatamente la ligereza.

Esta asana es útil para aquellas personas con tendencia a la hipertensión arterial. Si realizan halasana antes que Sarvangasana no sentirán rubor en la cara ni sensación de congestión en la cabeza.

Fuente: Luz Sobre el Yoga, B.K.S. Iyengar

Halasana está indicada para los dolores de cabeza y la fatiga. Relaja el cerebro y los nervios, alivia los sofocos. Cura los trastornos menstruales y urinarios. Es buena para la artritis y la rigidez de los hombros y de los brazos.

Fuente: “Yoga para la mujer”, Geeta S. Iyengar