Fundamentos Metodológicos

La metodología  de enseñanza en el estilo Iyengar,  ha sido diseñada  de manera muy cuidada y progresiva. Muy minuciosa en los aspectos de la alineación, secuencia y desarrollo, los practicantes que comienzan su camino en el yoga, son introducidos poco a poco en el arte de las asanas.  Estas, han sido escogidas por B.K.S Iyengar, por ser las que preparan integralmente al practicante para las asanas más complejas y para la práctica de pranayama.

Esta variedad de asanas está incluida para lograr el objetivo de mejorar la estructura del cuerpo y lubricar las articulaciones, creando libertad de movimientos en las articulaciones. Las asanas también fortalecen y alargan los ligamentos y músculos y han sido seleccionadas buscando que tonifiquen los órganos internos y fortalezcan los nervios. Con ello el desempeño funcional del cuerpo orgánico se mejora.

Guruji, mientras diseñaba el programa, tomó en consideración todos los sistemas del cuerpo tales como sistema digestivo, respiratorio, circulatorio, glandular, muscular, esquelético, excretorio, reproductivo, linfático y nervioso. Para una buena salud, todos estos sistemas tienen que funcionar correctamente con cooperación y coordinación. Esto, lo preparará a uno física, psicológica y mentalmente para llevarnos a practicar el pranayama, dado que conduce a la sensitividad, tolerancia, libertad y apertura de mente, junto con disciplina y fuerza moral.

Uno puede estar preguntándose por qué tantas asanas. La psicología de la gente es “hacer menos” y “esperar más”. Recuérdese que si el esfuerzo es menor, el efecto también es menor. Si los esfuerzos son correctos, los efectos son correctos. Una expectativa mínima de los practicantes es obtener salud física y mental así como porte de cuerpo y paz mental. El número y variedad de asanas fue elegido sobre la base de esta expectativa mínima, para que día a día la tensión sea eliminada.

Guruji planeó el programa de tal manera que uno desarrolle el interés en el yoga y el deseo por obtener mayores conocimientos. En el caso que alguien quiera discontinuar las clases, el conocimiento reunido, la experiencia obtenida y la práctica hecha, serán suficientes para continuar la práctica del yoga y mantener la salud.

Esta antigua cultura hindú, está basada en requerimientos humanos esenciales, no solamente para ganar salud física sino también para la obtención de los objetivos más altos de la vida. Para lograr este propósito, el ser humano requiere de fortaleza moral, fe constructiva y el desarrollo de la conciencia.

Las asanas no han sido creadas sin un fundamento. Están dentro de la existencia como una aproximación metódica a la vida y por lo tanto son clasificadas sistemáticamente. Las asanas tienen un gran potencial para cambiar el patrón de conducta del practicante, quien a su vez cambia su estructura mental, permitiéndole ir más lejos y permanecer en el plano espiritual. Esta clasificación sistemática está basada en la estructura anatómica y funcional del cuerpo y en una progresión secuencial de movimientos. Ello trae una activación progresiva del cuerpo interno tal que uno va penetrando a través del cuerpo exterior al interior, y de nuevo, a través del cuerpo y de la mente para excavar la energía escondida de la existencia para alcanzar la fuente del ser, el alma.

Esta selección de asanas es introducida de manera que a lo largo de un año aproximadamente, el practicante consolide su conocimiento técnico y realización práctica de las asanas, con especial énfasis en la alineación.